sábado, 27 de abril de 2013

Venezuela enferma






El 7 de octubre de 2012 pude comprobar algo que durante años supe, pero no entendía: por qué grandes teóricos de la política: Platón, Aristóteles y  Spinoza, entre otros, no aconsejan o, mejor, rechazan la democracia. Y resulta extraña esa posición si pensamos que fue una forma de gobierno elaborada en la antigua Hélade.
Pero sucede que ‘el poder del pueblo’, en realidad, no es el poder de todos, sino poder de aquellos que conducen al pueblo, que es lo que se describe con la palabra ‘demagogia’. Es fácil intentar ser demagogo, pero es difícil triunfar... afortunadamente. La verdadera demagogia no está al alcance de cualquiera. Por eso esos “conductores” (hacia la ruina) aparecen de tarde en tarde, pero aparecen. Se requiere carisma, que el DRAE define en su primera acepción como ‘especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar’.
Ahora bien, hilando más fino, ¿por qué el Hiperlíder –como se llamó a sí mismo el nuestro más reciente- fascina? Algunos han señalado tal atracción como de carácter religioso, lo que de alguna manera apunta a lo inexplicable, a lo inefable.  A mi entender tal carisma no es otra cosa que la conexión espiritual con las pulsiones de muerte del pueblo. Esto es, se conectan con el pueblo quienes tienen agallas para decirle al pueblo lo que este quiere escuchar. Me explico.
Todos, pobres y ricos, chicos y grandes, tenemos nuestro lado trágico, esto es, aquel hirviente reservorio impersonal que fue caracterizado por Nietzsche,  Groddeck y Freud como ello. Es decir, se trata de fuerzas desconocidas e ingobernables que, aunque casi siempre son mantenidas a raya por el yo, en determinado momento lo sobrepasan. ‘Ello ha sido superior a mí, ello me ha venido de golpe’, son frases con las que espontáneamente lo describimos. Afirmaba el padre del Psicoanálisis que el Ello es un caos, sin organización, definido en forma negativa en oposición al modo de organización del Yo. El Hiperlíder sabe manejar esas fuerzas. Se puede decir que es lo único que sabe hacer. Su destreza consiste en permitir el desbordamiento de esa energía que habitualmente está reprimida para que sea posible la vida civilizada. A ese desbordamiento se le da el nombre de ‘revolución’, ‘revolución política’. Los autores clásicos la han descrito de manera inmejorable. Y, justamente,  tales autores son clásicos –como quiere Gadamer- porque han vencido la ruina del tiempo para decirnos algo. Sea así con Platón. Lo que nos dice en República respecto de ‘tiranía’ no tiene desperdicio. Iré comentando el pasaje.
El fundador de la Academia ve en la tiranía la más extrema degradación de las formas políticas. No se opone esta a la democracia, sino que es su consecuencia. La democracia, entonces, vive en el desbordamiento de la libertad. Las mujeres no hacen caso a sus maridos, y hasta los animales parecen contagiados del hálito de libertinaje que impregna el ambiente; son más osados y sueltos, pues “como la señora, así su perrito”. El mismo caballo y el asno, que sienten conciencia de su libertad, lo muestran en el andar por las calles, sin ceder el paso a las personas, todo a tono con el principio de la igualdad. Pero justamente es el camino por donde la libertad se destruye a sí misma. “La exageración y el forzar la marcha de las cosas suele traer como consecuencia y como reacción el cambio en sus contrarios; tal en el estado de la atmósfera en el crecimiento de las plantas y de los cuerpos y no menos también en las constituciones de los pueblos (564a). El pueblo necesita un líder para dirimir sus internas disensiones –recuérdese el chiripero, comento-  y como tiene por costumbre “encumbrar siempre a uno con preferencia sobre los otros y a este mima y hace omnipotente” (565c), puede llegar el caso de que tal dirigente del pueblo, engreído aún más por los cantos de sirena de los “más temibles magos –remember Ceresole- y hacedores de tiranos, una vez en posesión y disfrute del poder, se haga como león que ha lamido la sangre. Cae en la embriaguez del poder y en la ilusión de grandeza. “Aquel cuyo espíritu perturbado sale de sus carriles, se le asienta en la cabeza y se propone ser bastante fuerte para dominar no sólo a los hombres sino también a los dioses” (573 c) –llámense Cristo de la Grita o espíritus de la sabana-. El tirano comenzará por lo pronto a vender favores y amistad –al club de los tíramealgo: Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Uruguay y todas las naciones de Petrocaribe-, y a hacer toda clase de promesas, por ejemplo, perdón de sus deudas y reparto de tierras –esto es, la “recuperación” socialista- . Después verá la manera de deshacerse de sus enemigos. Maquinará guerras para que el pueblo constantemente tenga necesidad de un jefe –siempre ‘rodilla en tierra’ y listo para enfrentar ‘el Imperio’- y no le quede tiempo para pensar en alzarse contra el régimen. Pondrá principalmente sus ojos escrutadores en los hombres valientes, magnánimos, inteligentes y favorecidos de la fortuna, y de todos los tales procurará purificar el Estado. Se rodeará cada vez más exclusivamente de sus criaturas. Aumentará y reforzará hasta el infinito su escolta personal –la milicia que estará siempre disponible para evitar magnicidios- y se distanciará con ello más y más del pueblo. Acabará por quitar a este las armas –de la Policía Metropolitana, p.e.- para que se le entregue indefenso a él y a sus “enchufados”- según la nueva denominación-. Así, finalmente, “vendrá el pueblo a comprender qué clase de monstruo él mismo ha creado y alimentado”.
Tiranía significa entonces, según el autor de República, esclavitud entre esclavos. Porque en ella no sólo el pueblo es esclavo, lo son también los déspotas y gobernantes subalternos, esclavos del tirano. Y el mismo tirano no es más que un esclavo, esclavo de sus propios deseos y pasiones. Para el filósofo, penetrado de una visión de la humanidad fundada en la razón, en la verdad, en la libertad y en el querer moral, esta forma de gobierno no es sino una de las más grandes abominaciones que se puedan dar en el mundo.
   Durante años se discutió sobre el nombre que habría que darle al régimen gubernativo que se instaló en Venezuela desde 1999. Un prohombre “intelectual” de la primera hornada de ese régimen, después arrepentido y vuelto como borrego nuevamente al redil de donde había salido, lo definía como ‘democracia plebiscitaria’. Creo que el segundo término es perfectamente válido, pues en catorce años en el país se celebraron catorce elecciones plebiscitarias: en todas ellas se reelegía directa o indirectamente al Hiperlíder. Mas yo definiría el régimen como tiranía (militarista) tal como la describe Platón. Así el régimen es tiranía plebiscitaria.
¿Por qué lo definimos de esta manera? Sobre todo, ¿por qué tiranía? El Hiperlíder de Venezuela, que alcanzó el poder a través de los votos después de haberlo intentado por las armas, se propuso conservarlo mediante dos recursos. Uno, arruinando el país como aconseja Maquiavelo en el capítulo V del Príncipe. Y esto supone que el Estado alcanzado –acostumbrado a vivir en libertad bajo sus propias leyes- es ajeno. El conquistador tendrá a sus habitantes por enemigos, a menos que le sigan y él, en pago, les dará patria. ‘Los que quieran patria vengan conmigo’, tronaba el Hiperlíder. Y gran parte del pueblo lo seguía, al menos aquella parte que llegó a considerarlo como su corazón.
Si el Estado conquistado es extranjero, no se servirá el Hiperlíder de nacionales para someterlo. De potencia exterior traerá consigo los enemigos que harán la tarea: personal de entrenamiento deportivo para el dominio de la juventud, personal médico y sanitario para influir en los más necesitados, personal especializado en notarías y registros para controlar la propiedad, personal espía para neutralizar las fuerzas armadas que, desde un principio, fueron desprofesionalizadas y puestas a repartir alimentos. Como extranjero también se sirvió el Hiperlíder del lumpenproletariat  en la tarea de amedrentar al país. Contra el pueblo bueno e inerme, las bandas fascistas vivieron a sus anchas en el tiempo de la revolución, a tal punto que Venezuela fue catalogada como una de las naciones más violentas del mundo en los tiempos que corren.
La ruina del país  se fue haciendo sin prisa, pero sin pausa. Con especial saña se les persiguió a los productores del campo y a los industriales de la ciudad. Los recursos mineros de la nación fueron empleados para enriquecer  productores e industriales del extranjero en contra de los nacionales. Las obras públicas fueron dadas a chinos, rusos, bielorrusos, iraníes, brasileños... La ruina fue tan planificada por el Monje, que incluso se llegó a pensar en la supresión de la moneda, postulando el retorno de la sociedad al trueque como forma de intercambio.
El segundo camino que siguió el Hiperlíder para alcanzar el poder y, posteriormente, conservarlo fue la justificación de ese lado trágico al que me referí antes en la parrafada psicológica que dejé escrita.
Durante años se acusó al Hiperlíder de sembrar odio y división entre los venezolanos. Y es verdad. Pero el odio y la división ya estaban sembrados en el pueblo. El Hiperlíder solamente justificó los sentimientos reprimidos por la civilización.  Tal justificación le valió al Hiperlíder su aceptación por una buena parte del pueblo. Veamos.
En primer lugar, quedó justificada el muy humano sentimiento de la envidia. ¿Por qué tienes tú lo que yo no tengo? Porque el burgués escuálido, pitiquiyanqui, vendepatria y majunche... te lo quitó, tronaba día y noche en cada casa el Hiperlíder a través de la Cadena Nacional. Y justificó a continuación la humana pero también muy divina pasión de la venganza. ‘Esta es una revolución pacífica, pero armada. No se confundan’. Con estas palabras el Gobierno Revolucionario se presenta como el gran vengador de los desposeídos. Y se presenta no sólo con amenazas, sino con hechos: invasiones y expropiaciones, entre otros.
        Para ir sintetizando y haciendo el juicio sobre estos años de revolución, diré que el Hiperlíder fue un tumor generado por el propio organismo social venezolano que hizo eclosión en 1998. Aunque en ese año no se vio el cáncer que estaba apareciendo, ya había en ese momentos signos evidentes de la malignidad. ‘Vamos a hervir en aceite las cabezas de los adecos’, había propuesto el Hiperlíder a todos los vientos antes de tomar el poder. Y el pueblo le creyó... porque le gustó la propuesta. Y  le gustó el Hiperlíder. Lo quiso con locura...
Días antes del plebiscito del 14 de abril de 2013, un amigo quiso saber de mis deseos para Venezuela y se los comuniqué. Si atiendo al corazón, le dije, quiero que gane la oposición. Pero si oigo a la razón, esta me dice que debe seguir el Gobierno Revolucionario. Solo de esta manera “vendrá el pueblo a comprender qué clase de monstruo él mismo ha creado y alimentado”, como de forma genial nos aseguraba Platón. Y ese monstruo no puede ser arrojado a las profundidades, de donde nunca debió haber salido, sino por el propio pueblo enfermo... que lo creó.

carloshjorge@hotmail.com

El jaque mate de Joseph Aloisius Ratzinger






Cuando pasen unos años, seguramente los jugadores de ajedrez de todo el mundo harán uso de la jugada maestra de cierre con la cual el papa Benedicto XVI le dio jaque mate al papa Juan Pablo II. Expliquemos esto.
Debo decir, en primer lugar, que los papas se mueven por las mismas pasiones que los demás mortales. Generalmente pensamos que los hombres se mueven por razones y no por pasiones. Esto deriva del hecho de la consideración de que solo nos mueven las pasiones de los grandes arrebatos,  como el amor, el odio, la ira... y que las más veces nos movemos racionalmente. Pero, decía Hume, hay pasiones apacibles cuya acción sobre la voluntad la confundimos con la racionalidad.
Como es sabido, el filósofo escocés consideraba a la razón o entendimiento como una facultad exclusivamente cognoscitiva, cuyo ámbito de aplicación termina donde deja de plantearse la cuestión de la verdad o de la falsedad de los juicios, los cuales a su vez solo pueden referirse, en última instancia al terreno de la experiencia sensible. Sin embargo, el territorio de la moralidad es, a su juicio, un ámbito ajeno a la experiencia sensible. Ésta nos presenta hechos, pero la moralidad no es cuestión de hechos, sino de sentimientos subjetivos de agrado o de desagrado que aparecen en nosotros al tiempo que experimentamos los hechos objetivos. En resumen, para Hume nuestras acciones –incluidas las de los papas- se producen en virtud de las pasiones, que surgen en nosotros de modo inexplicable y que están orientadas a la consecución de fines no propuestos por la razón, sino por los sentimientos. La bondad o maldad de tales acciones depende del sentimiento de agrado o desagrado que provocan en nosotros. El papel que desempeña la razón en ellas no pasa de ser el de Celestina: nos proporciona conocimiento sobre la situación y  sobre la adecuación o no de los medios para conseguir los fines propuestos por el deseo. Lo dijo claramente en el Tratado (II,3, 3): “La razón es y solo debe ser esclava de las pasiones, y no puede aspirar a ninguna otra función que la de servir y obedecerlas”.
El papa Benedicto XVI nos dio una razón para renunciar a la Silla de San Pedro, la razón de que era demasiado débil para cargar con el peso de tanta responsabilidad,  pero yo me temo que obró así por una pasión, esto es, por una razón metafísica.
El deseo de inmortalidad es pasión de todos los seres vivos. ¡Hay que ver las volteretas que dan los vivientes para perpetuarse! Lo hacen perpetuando la especie, esto es, convirtiéndose en eslabones de una cadena infinita. Ningún ser vivo se aparea, por ejemplo, con la conciencia de que su línea se va a detener en un punto. Todos los abuelos consienten a sus nietos porque en estos se verifica su deseo de inmortalidad. En otros términos, los abuelos comprueban en sus nietos que ellos no morirán del todo, aunque saben que inexorablemente van a morir.
Como Papa, Benedicto XVI había comprobado que su antecesor polaco le robaba todos los aplausos y todos recuerdos. Durante años pudo anticipar que su futuro sería el olvido, el de un papa más en la larga lista de los papas. Pero Benedicto XVI es un hombre muy sensible y, al jugar el juego de la memoria, no se quería morir sabiendo que lo habrían de olvidar. Y le dio el jaque mate a quien, con seguridad, lo ocultaría.
“La Inmortalidad –escribió Simón Rodríguez en Luces y virtudes sociales- es una sombra indefinida de la vida que cada uno extiende hasta donde alcanzan sus esperanzas y hace cuanto puede por prolongarla.
“Se complace el hombre sensible figurándose su existencia proyectada en el interminable espacio de los tiempos, como se complace en ver, desde una altura, sucederse los valles, los bosques y los montes más allá de un horizonte sin fin”.
Por esa jugada maestra, mientras dure la Iglesia Católica  -que será hasta el final de los tiempos, como quieren los creyentes-, Joseph Aloisius Ratzinger aparecerá en la exclusiva lista de los papas renunciantes, a saber:
Clemente I (del 88 al 97)
Ponciano (230-235)
Silverio (536-537)
Benedicto IX (10 de marzo al 1 de mayo de 1045)
Celestino V (29 de agosto al 13 de diciembre de 1294).
Gregorio XII (1406 a 1415)
Benedicto XVI (2005-2013)